Los rayos X entran en una nueva era con la aplicación de la nanotecnología

Reading Time: 3 minutes

La tecnología de nanotubos de carbono aumenta la portabilidad y la calidad de imagen; y es más eficiente energéticamente.

Aunque de manera constante somos testigos de importantes avances en el desarrollo y aplicaciones de las tecnologías médicas, no es tan habitual que se produzcan cambios de carácter disruptivo que dan una orientación totalmente nueva a una tecnología, ya sea por sus nuevas aplicaciones o por su forma de uso.

Rafael Fernandez presentando
Rafael Fernández presentó este contenido en el 32º Congreso de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM).

En otros sectores como el automovilístico, estos cambios se han producido, por ejemplo, en los sistemas de frenado con la incorporación del ABS, mientras que en el ámbito de la iluminación, la incorporación de la tecnología LED ha supuesto una verdadera revolución en las aplicaciones y costes de la energía.

Los rayos X está viviendo una situación similar con la incorporación de las nanopartículas de carbono (CNT). Hasta el descubrimiento de esta nueva tecnología, introducida a nivel mundial por Carestream, los aparatos de rayos X utilizaban la llamada ampolla de vacío, un dispositivo similar a una bombilla con filamentos de tugsteno que, al calentarse a más de 1.000 º Celsius, genera los electrones necesarios para producir la imagen de rayos X.

Aunque la aportación histórica de la ampolla de vacío puede considerarse impagable, la realidad es que tiene grandes limitaciones que la tecnología de carbono viene a solucionar. Una de ellas es la eficiencia energética: calentar un equipo a estas altas temperaturas supone, obviamente, un alto coste energético y la utilización de diferentes sistemas para enfriarlo como pueden ser los ventiladores (ánodos giratorios) o los líquidos refrigerantes. A ello, hay que añadir que solo el 1 % de la energía producida por la ampolla de vacío se transforma en electrones. La tecnología de nanopartículas de carbono , por contra, es una tecnología “fría”, ya que la producción de electrones no se realiza por calentamiento del filamento, sino por la aplicación de un campo eléctrico y, a diferencia de la anterior, no necesita refrigerantes como el aceite

Equipos más ligeros: nuevas aplicaciones de los rayos X

Sin embargo, los beneficios de esta nueva tecnología no se limitan al ámbito de la eficiencia energética, sino que son también muy relevantes en lo que respecta a la portabilidad de los equipos digitales de rayos X, a la calidad de la imagen, y, por extensión, a la seguridad y comodidad de los pacientes. De hecho, la aplicación de los nanotubos de carbono ha permitido ya a Carestream desarrollar el equipo digital de rayos X más pequeño del mundo, el DRX- Revolution Nano, cuyo peso es de solamente unos 100 Kg., un 80% menos que los equipos de portátiles como el DRX-Revolution con ampolla de vacío.

Carbon nanotube technology
La tecnología de nanotubos de carbono aumenta la portabilidad y la calidad de imagen; y es más eficiente energéticamente.

Esta sustancial reducción del peso y del volumen, que se debe a que los nanotubos de carbono pesan un 75 % menos que los tubos actuales, es fundamental en las nuevas aplicaciones de los equipos digitales portátiles, los cuales se convierten en verdaderas salas de rayos “sobre ruedas” que pueden trasportarse manualmente, caben sin dificultad en un ascensor y tienen autonomía suficiente para realizar cerca de 150 pruebas sin necesidad de enchufarse a la corriente eléctrica.

Pero quizás lo más importante, más allá de cuestiones puramente tecnológicas, es el modo en el que todas estas cualidades permiten a los profesionales proporcionar una mejor atención a los pacientes, en muchos casos a pie de cama o en las salas de UCI y pediatría.

El cátodo con filamento incandescente, que era el origen de toda la producción radiógena, tiene los días contados y la tecnología de carbono, totalmente disruptiva, va a empezar a sustituirla, lo que va a permitir reducir el peso de los equipos, mejorar su ergonomía y, a través de los software de procesado, reducir aún más las dosis de radiación recibidas por los pacientes.

#nanotubosdecarbono #imágenesmédicas #espanol

Rafael Fernández, responsable de Producto de Carestream Health Iberia, originalmente presentó este contenido en el 32º Congreso de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM).

El DRX-Revolution Nano está a la venta en Estados Unidos y Canadá; pronto se anunciarán las fechas de disponibilidad en la Unión Europea.

POST A COMMENT

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.