ContinuarUtilizamos cookies para darle la mejor experiencia en nuestra página web. Puede navegar por la página de Carestream con las cookies deshabilitadas; Sin embargo, su visita mejorará significativamente si las cookies están activas. Si continúa sin cambiar la configuración, acepta recibir todas las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.

Si desea tener más información (este es el enlace a nuestra política de privacidad, que detalla cómo utilizamos las cookies y cómo cambiar su configuración)

Fuentes habituales de artefactos de densidad negativa

En este documento se analizan las fuentes que generalmente provocan los artefactos de densidad negativa. Los artefactos de densidad negativa engloban un gran número de "defectos" en la película; el denominador común de este tipo de artefactos es que su densidad óptica es menor que la del área que los rodea.

Aunque no aparecen únicamente en películas de emulsión sencilla, es en este tipo de películas donde se detectan con más frecuencia los artefactos de densidad negativa. Entre las películas de emulsión sencilla se incluyen las destinadas a mamografía, grabación de vídeo, impresoras láser, etc. Debido a que no hay una segunda emulsión en el lado opuesto de la base de película que "oculte" las imágenes de sombra, los arañazos del procesador, etc., los artefactos de densidad negativa son más visibles en las películas de emulsión sencilla que en las de emulsión doble. Para obtener resultados óptimos, es importante recordar que se deben controlar numerosas variables: materiales de construcción de cuarto oscuro, mantenimiento de procesador, sistemas de ventilación, frecuencia y procedimientos de mantenimiento/limpieza, almacenamiento de cajas de películas, limpieza de pantallas intensificadoras, etc. En este documento se tratarán brevemente los factores arriba mencionados por su relación con los artefactos de densidad negativa que se producen en la película.

Las instrucciones de este documento relativas al uso de la solución antiestática limpiadora de pantallas MIN-R se aplican únicamente en caso de que se utilice con cassettes y pantallas MIN-R, etc.

El tratamiento incorrecto de la mayor parte de tipos de película (con algunas excepciones, como las películas T-Mat para radiografía médica) antes de la exposición puede provocar artefactos de densidad negativa no deseados. La corrección de estos artefactos suele ser una tarea sencilla, que se concentra en quienes manipulan la película: técnicos de radiología, personal del cuarto oscuro y personal del almacén, de suministros y de entrega. En algunos casos, el equipo para el tratamiento de la película (cambiadores para tórax, cambiadores de película de serie rápida para angiografía, etc.) puede provocar artefactos de densidad negativa si no está ajustado correctamente. Obviamente, los rodillos de procesamiento y otros componentes para el procesamiento de la película pueden producir arañazos y otro tipo de "huellas" en la emulsión, por lo que estos componentes se deben examinar y limpiar con regularidad con el fin de eliminar el origen de los artefactos de densidad negativa. Asimismo, es posible que los artefactos de densidad negativa se localicen en determinadas fases de fabricación y empaquetado de la película.

En la mayoría de casos, los elementos que más contribuyen a la aparición de artefactos de densidad negativa son el polvo del aire, la pelusa y la suciedad, que se depositan en los cassettes, pantallas y películas. En ocasiones, la suciedad que se adhiere a las pantallas intensificadoras produce un artefacto de densidad negativa en la película con forma, tamaño y ubicación idénticos. Si los cassettes y las pantallas se enumeran de forma individual de cara a la realización de pruebas de control de calidad, se tardará poco tiempo en aislar los cassettes afectados.

En general, la limpieza adecuada de los cassettes y las pantallas constituye la solución al problema. No obstante, si la filtración de aire no es adecuada o el mantenimiento del cuarto oscuro no se realiza de forma rigurosa, la limpieza de los cassettes y de las pantallas sólo proporcionará un descanso momentáneo.

A menudo se pasa por alto el sistema de filtración/circulación de aire del cuarto oscuro. Si la presión del aire del cuarto oscuro es positiva, contribuirá a restringir la entrada de partículas volátiles cuando las personas entren y salgan de la estancia. Los filtros de bolsa, utilizados habitualmente en el sistema de calefacción y aire acondicionado, no proporcionan una filtración lo suficientemente rigurosa para los cuartos oscuros en donde se manipulan cassettes y películas de emulsión única, como las películas para mamografía. Los quirófanos y las áreas de cuidados intensivos de un hospital dispondrán probablemente de mejores sistemas de filtración de aire, pero puede que esto no suceda en un cuarto oscuro utilizado para el tratamiento de películas. El hecho de que los conductos utilizados tras la filtración se encuentren sucios, o que las juntas estén deterioradas o sean de mala calidad y permitan el paso de partículas y otras variables, pueden reducir considerablemente o incluso anular la eficacia de los filtros de bolsa.

En ocasiones, se utilizan prefiltros o filtros "plegados" delante de los filtros de bolsa como método para prolongar la vida de éstos. Al igual que los filtros de bolsa, los prefiltros presentan distintos porcentajes de eficiencia de filtración, así como diversas especificaciones de filtración en micrones. Es posible que estos filtros, en función de sus especificaciones y estado y del estado de los conductos y las juntas, no ofrezcan el nivel de filtración de partículas adecuado para la persona que manipula la película.

Si aún así se desea un aire más limpio, se pueden emplear otros métodos de filtración de aire. Entre los dispositivos más populares se incluyen los limpiadores electrostáticos de aire y los filtros de aire HEPA de alta eficiencia. Los filtros electrostáticos son excelentes para atrapar o depurar las partículas "de humo" más grandes, pero pueden no ser suficientes para algunas películas o exámenes médicos. Es recomendable limpiar regularmente estos dispositivos, pero a veces la limpieza se descuida, lo que provoca que se llenen las placas de recogida. En tales circunstancias, la eficiencia de filtración se reduce.

Se pueden conseguir niveles de filtración muy elevados a través de un filtro HEPA de conducto terminal. Estos filtros suelen proporcionar un 99,9 % de eficacia a la hora de eliminar partículas de hasta 0,3 micrones (el diámetro de un cabello humano oscila entre 75 y 100 micrones). El nivel inmediatamente inferior a éste, en cuanto a eficiencia y a filtración de partículas, consistiría en un filtro HEPA de clasificación mínima sin ventilador. La eficiencia de estos filtros se sitúa generalmente por encima del 90 %, aunque ronda el 100 % cuando se trata de eliminar partículas que superan el micrón. Su utilización puede constituir un recurso muy eficaz, ya que ofrece un coste más reducido y una menor caída de presión que un filtro HEPA con ventilador. De este modo, otras estancias que compartan el mismo conducto de aire no carecerán de ventilación.

La organización profesional norteamericana sin ánimo de lucro Institute of Environmental Sciences (Illinois: 847-255-1561; n.º de fax: 847-255-1699) ofrece procedimientos y normas recomendados relativos a los métodos y pruebas para la filtración de aire. Esta organización también proporciona informes y cintas de vídeo sobre diversos aspectos a un determinado precio. Entre estos temas se incluyen el diseño y mantenimiento de cuartos esterilizados, recomendaciones sobre la vestimenta, recomendaciones sobre actividades y comportamiento en ambientes esterilizados, dispositivos de aire puro de flujo laminar, control de microorganismos y otros asuntos relacionados. Aunque gran parte de estos documentos se refieren a entornos esterilizados, que incluyen los cuartos oscuros para radiografía y fotografía normales, es posible que proporcionen información interesante relativa a la filtración de aire.

En lo referente a la construcción de cuartos oscuros, es recomendable que las paredes y el techo del cuarto oscuro sean sólidos y de superficie lisa, siempre que sea posible. Si se van a pintar, es preferible elegir un acabado semi-brillo antes que uno mate ya que facilita la limpieza con un paño o un aspirador. Si se coloca un falso techo, existen diversos paneles colgantes que no desprenden fibras ni otras partículas. La selección inadecuada del material de las placas del techo o la instalación incorrecta (para las condiciones del cuarto oscuro) pueden convertirse en una fuente importante de partículas volátiles que se introducen continuamente en el cuarto oscuro, lo cual reducirá o incluso anulará la eficiencia de otros métodos de mantenimiento, como la filtración de aire y la limpieza de pantallas.

Si se instala una puerta convencional en el cuarto oscuro, las vibraciones y posiblemente los cambios de presión del aire producidos al abrir y cerrar la puerta muchas veces al día pueden provocar movimientos inapreciables de las placas del techo. Como consecuencia de estos movimientos, las partículas que componen las placas se desprenden y caen. Con el fin de mitigar los cambios de presión del aire provocados al abrir y cerrar la puerta, es conveniente instalar un respiradero que no deje pasar la luz en la puerta o en una pared que bloquea la luz. Las puertas giratorias reducen algo las variaciones de la presión del aire, pero pueden transmitir igualmente vibraciones a las paredes y al techo. En caso de que no se utilicen placas especiales para el techo, es preciso sellar los bordes y la superficie de las placas, bien pintándolos con pintura semi-brillo, o poliuretano, o bien empleando otros medios. Se debe comprobar asimismo si las placas se mueven sobre la rejilla suspendida y, si es así, el movimiento se debe reducir tanto como sea posible, teniendo en cuenta que se deben respetar los requisitos de acceso al techo y las normas de extinción de incendios y de construcción de locales, que pueden prohibir que se fijen paneles al techo.

Siguiendo con las consideraciones sobre el diseño de cuartos oscuros, es necesario poder acceder fácilmente a las estructuras situadas bajo el suelo, a los desagües y al equipo para poder realizar su limpieza. Los armarios destinados a guardar material que se sitúan por debajo de las encimeras deben permanecer cerrados, así como los estantes. Se debe reducir el número de repisas que puedan acumular polvo y de superficies altas cuya limpieza resulte difícil. Los armarios situados por encima de las encimeras han de estar cerrados y es preferible que se eleven hasta el techo. No se deben guardar en la zona de carga del cuarto oscuro objetos no esenciales, como periódicos, revistas, pañuelos de papel, cuadernos, agendas, etc., ya que podrían atraer o crear polvo y pelusa.

Las encimeras del cuarto oscuro y la bandeja de alimentación del procesador se deben limpiar con una esponja o un paño húmedos y sin pelusa varias veces al día para eliminar el polvo y la pelusa acumulados. Los paños de gamuza, disponibles en tiendas de recambios de automóvil y bazares, dan buen resultado.

Asegúrese de que utiliza una solución adecuada que no deje residuos al secarse para humedecer las esponjas, trapos y paños de limpieza. Obviamente, este tipo de soluciones no debe provocar daños en películas, cassettes, encimeras, bandejas de alimentación, paredes, etc. El suelo y las estanterías abiertas se deben limpiar con un paño húmedo al menos una vez al día. En ocasiones, es conveniente pasar un trapo húmedo al final del día de modo que el polvo se disipe durante la noche, antes de que los cassettes se vuelvan a cargar la mañana siguiente. A menudo, esta rutina consigue reducir la incidencia de artefactos debidos al polvo y a la pelusa.

Las cajas de cartón estriado que contengan cajas de película no se deben abrir en el cuarto oscuro, ya que se podrían introducir en él fibras de cartón. Se deben sacar del cuarto oscuro los cartones de refuerzo que se encuentran dentro de las cajas de película, así como las tapas de éstas. No extraiga la película del sobre ni almacene la película suelta en su recipiente. La película que se conserve en el recipiente para película debe estar lo suficientemente inmovilizada como para evitar que se mueva hacia atrás y hacia adelante cada vez que se abre el cajón en el que se guarda. De esta forma, se pueden reducir o eliminar las abrasiones en la película causadas por golpes, que tienen forma de arañazos en varias direcciones y que generalmente aparecen agrupadas en zonas de 1-2 mm. Las cajas de película se deben almacenar verticalmente para evitar (en la mayoría de las películas) marcas de densidad negativa debidas a la presión.

Si se utiliza en el cuarto oscuro una impresora o grabadora de identificación de pacientes, será necesario manipular muchas tarjetas de papel en su interior, lo que puede convertirse en otra fuente de fibras y restos muy cercana a las películas y a los cassettes abiertos. Es preferible utilizar una cámara de identificación de luz natural (no especial para cuarto oscuro) no sólo por esa razón, sino también porque este dispositivo reduce la posibilidad de que existan películas mal etiquetadas, es más rápido e imprime las tarjetas de identificación de forma más clara en la mayoría de los casos.

También es importante seleccionar las prendas de vestir de las personas que trabajen en el cuarto oscuro. En la medida de lo posible, se debe elegir ropa que no desprenda pelusa. En caso de que esto no sea factible, es recomendable ponerse una bata u otras prendas sin pelusa sobre la ropa. Se debe evitar vestir prendas de lana y no se debe colgar ropa en el cuarto oscuro.

Si se utiliza con la debida precaución, una radiación ultravioleta o un dispositivo luminoso (de los que normalmente se adquieren para comprobar pantallas intensificadoras) constituye un medio excelente para iluminar el polvo y la pelusa depositados en la superficie de encimeras, bandejas de alimentación, paredes, etc. No obstante, no todas las partículas de polvo son fluorescentes. Si se emplea una luz ultravioleta, es aconsejable comprobar todas las áreas del cuarto oscuro antes y después de limpiar para ver el efecto que produce la limpieza. Siga SIEMPRE las recomendaciones del fabricante sobre manipulación y protección visual cuando utilice este tipo de dispositivos de luz ultravioleta.

La temperatura y la humedad relativa también influyen en la aparición de artefactos en la película. Se recomienda un rango de humedad relativa del 30 al 50% para las cajas abiertas de la mayor parte de películas médicas de rayos X de Carestream. Una mayor humedad reduce la posibilidad de descarga estática y atracción electrostática de polvo y pelusa en la película y en las pantallas. Sin embargo, con una mayor humedad el secado es menos eficiente y las películas pueden estar pegajosas en la salida del procesador o presentar un patrón de secado más pronunciado.

Un índice de humedad muy bajo puede provocar molestias respiratorias, concentración de electricidad estática en las películas y equipos, y ondulación y fragilidad en las películas. La carga de electricidad estática en las películas y cassettes atrae el polvo y puede causar marcas de descarga electrostática (artefactos) en las imágenes procesadas. Si la película se almacena a largo plazo en condiciones de humedad muy baja, puede aparecer otro tipo de artefacto no deseado en la película: craqueo de emulsión. La temperatura recomendada para paquetes de película abiertos es de 10-21 ºC (50-75 ºF).

Para limpiar los cassettes y las pantallas se pueden emplear tanto medios húmedos como secos.

Se recomienda encarecidamente utilizar una solución antiestática limpiadora para las pantallas intensificadoras tal y como aconseja el fabricante. En función de las circunstancias individuales, la frecuencia de limpieza puede variar considerablemente: una vez a la semana, una vez al día o varias veces al día, según sea necesario. Evite frotar en exceso los cassettes de plástico o de policarbonato (generalmente cassettes para mamografía) al limpiarlos, ya que el roce puede aumentar la atracción electrostática de suciedad, polvo y pelusa.

Además de un limpiador de pantallas, se puede utilizar una solución de alcohol isopropílico del 70 % cuando se requiera una limpieza a fondo de las pantallas intensificadoras MIN-R. Si se realiza esta práctica, se recomienda que el usuario utilice un limpiador de pantallas MIN-R tras la limpieza con alcohol.

Estos cepillos antiestáticos se pueden emplear para limpiar las superficies y los canales internos del cassette. Por otra parte, resulta de gran ayuda (y lo aconseja el fabricante) mantener el cassette abierto tanto en posición vertical como boca abajo cuando se limpie con el cepillo antiestático para que la gravedad contribuya a la eliminación de partículas. Asegúrese de que cumple las instrucciones del fabricante del cepillo relativas a la manipulación, el uso y la sustitución (en su caso) de los componentes del cepillo. También se pueden adquirir otros productos para limpiar las pantallas, como el aire comprimido y los rodillos de caucho con adhesivo especial, que se utilizan en la industria gráfica y fotográfica.