ESTRATEGIAS PARA EVITAR FALSOS DIAGNÓSTICOS EN IMAGEN DE CABEZA Y CUELLO

La interpretación radiológica de la imagen de cabeza y cuello es propensa al error.

Read this blog in English.

La interpretación de la imagen de cabeza y cuello es particularmente propensa al error. Esto se debe a sus inherentemente complejos marcos anatómicos, ciertas variantes fisiológicas y patología variada. Sin embargo, es importante que el radiólogo reconozca lo que es un hallazgo normal (como variantes anatómicas) y tenga en cuenta algunas patologías que no deben perderse.

 

Hallazgos normales en imágenes de cabeza y cuello que deben conocerse:

  • El informe de las variantes anatómicas con riesgo quirúrgico es crucial en la planificación del seno endoscópico funcional u otra cirugía de la base del cráneo, porque su presencia podría influir en el abordaje quirúrgico. Busque las células esfenoetmoideas (Onodi), células etmoidales infraorbitales (Haller), dehiscencia de la lámina papyracea, asimetría del techo etmoidal, protrusión de la arteria carótida interna en el seno esfenoidal, arteria carótida interna aberrante en el hueso temporal, dehiscencia del el segmento timpánico del nervio facial y la arteria estapedial persistente como variantes anatómicas de riesgo.
  • Los ganglios linfáticos retrofaríngeos deben considerarse normales en los niños y no deben interpretarse como un hallazgo patológico (no es así en los adultos).
  • Un nivel de contraste sanguíneo en la vena yugular interna es normal debido al flujo fisiológico durante la TC con contraste. No tiene ningún significado patológico y no necesita más exámenes.
  • Reconocer el aspecto normal de la porción cervical del conducto torácico es importante para diferenciarlo de las lesiones patológicas del cuello inferior.
  • No olvide que las glándulas paratiroides existen. Pueden ser císticos o ectópicos, y pueden encontrarse en cualquier parte de su trayectoria de migración desde el hueso hioides hasta la carina, o incluso dentro de la glándula tiroides.

    La interpretación de la imagen de cabeza y cuello es propensa al error.

Patologías en la cabeza y el cuello que no deben perderse:

  •  ¡No todas las masas quísticas del cuello son los segundos quistes de hendidura branquial! En un paciente de mediana edad o anciano con una nueva masa de cuello, debe considerarse un diagnóstico de carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello antes de descartar la masa como una lesión congénita (debido a metástasis ganglionares necróticas). Además, un tumor primario en la amígdala o la base de la lengua puede ser pequeño. A menos que el radiólogo sospeche el diagnóstico, puede ser fácilmente pasado por alto.
  • Se debe sospechar de cáncer nasofaríngeo en todos los adultos que presentan una otitis media aislada con efusión.
  • En pacientes con historia oncológica de cabeza y cuello, buscar propagación perineural. La imagen juega un papel crítico porque esta condición puede ser asintomática y tiene un pronóstico grave. Además, es uno de los diagnósticos perdidos más frecuentes en imágenes de cabeza y cuello.
  • Si los problemas persisten después del tratamiento correctivo en los cánceres de cabeza y cuello, busque adenopatías en puntos ciegos anatómicos como las áreas retrofaríngea y retropectoral.
  • El carcinoma papilar debe considerarse en todos los quistes del conducto tirogloso que tengan un nódulo mural o calcificaciones internas, o ambos.
  • En todos los abscesos tonsilares con afectación del espacio retrofaríngeo, es obligatorio incluir el mediastino debido a la posibilidad potencial de propagación de la infección de los espacios cervicales al mediastino a través del “espacio de peligro”.
  • En presencia de otomastoiditis, buscar sus complicaciones como absceso cerebeloso y trombosis venosa, especialmente en niños.
  • En presencia de sinusitis, buscar su origen como hongos odontogénicos o invasivos.
  • Recuerde que la osteonecrosis relacionada con la medicación de la mandíbula existe y no debe confundirse con un proceso neoplásico.
  • En pacientes con dolor crónico en el cuello, buscar causas raras como la calcificación del ligamento transversal del atlas o periodontoid pseudotumor.
  • Recuerde evaluar los principales grupos musculares de cabeza y cuello. Los hallazgos podrían ser sorprendentes. Busque discontinuidades, agenesia, músculos supernumerarios, hipertrofia y denervación.
  •  Y por último pero no menos importante, busque los bocio intratorácico y la posible compresión traqueal. Este paso puede ser básico, pero con frecuencia se pasa por alto y realmente importa al paciente y al cirujano.

Lea el blog de los autores sobre 15 estrategias para ayudar a minimizar los errores radiológicos en la RM, la TC y la ecografía.

Paola A. Barón Ródiz, M.D. is a Radiologa residente en el Hospital Universitario Severo Ochoa en Leganés, Madrid – España

Concepción Ferreiro Argüelles, M.D. is a Neuroradiologist at Hospital Universitario Severo Ochoa in Leganés, Madrid – Spain

POST A COMMENT